Uno para ellos. Viene a decir el personaje de “el australiano” éste, que si no existe el pedo precoz, o el erupto precoz, el estornudo precoz… eso de la eyaculación precoz pues que tampoco significa un problema. A no ser, claro está, que la industria farmaceútica nos invente un problema de salud para cada día del año y poder vendernos medicamentos para curarlos todos