Con los negocios mucha gente fracasa porque trabajan tan duro en él que nunca se toman el tiempo para poder verlo desde afuera, con perspectiva. Con nuestras vidas, parecido: tan atareados estamos que ya ni sabemos vernos. Haz el ejercicio, que es por tu bien;-)