Unas palabras de aliento nunca vienen mal: