Búsqueda personalizada

La sociedad de conveniencia es la sociedad enferma

Jul 18
Publicado por santi Archivado en mis textos

La_sociedad_esta_enferma

Parece que está de moda el ser víctima de algo o alguien; parece que quien no se aprovecha de serlo como que es tonto por perderse algo.

Lo de culpar a otros de nuestros males no es nuevo. Lo de no querer aceptar responsabilidad por nuestras acciones, tampoco. Ni siquiera lo es el que en la mayoría de las ocasiones, aún estando claras las acciones y comportamientos que deberíamos tomar para sentirnos felices, no lo hagamos por simple miedo y ansiedad. La novedad está en esta avalancha de nombres sobre nuevas enfermedades mentales, formas de abuso y discriminación, leyes, litigaciones, maneras de compensar victimas… Y en eso estamos, es que como no seas “victima” de algo, te quedas fuera, el día que repartan el pastel, te quedas sin trozo. (Sigue)
Read the rest of this entry »

Sobre eyaculacion precoz y hacer bien el amor

Jul 18
Publicado por santi Archivado en Mis videos

Uno para ellos. Viene a decir el personaje de “el australiano” éste, que si no existe el pedo precoz, o el erupto precoz, el estornudo precoz… eso de la eyaculación precoz pues que tampoco significa un problema. A no ser, claro está, que la industria farmaceútica nos invente un problema de salud para cada día del año y poder vendernos medicamentos para curarlos todos

Para llegar… no esperes demasiado

Jul 16
Publicado por santi Archivado en mis textos

campeones

Esperar en el sentido de crear expectaciones. No, no se trata de ser conformista, de no soñar, de no aspirar a grandes logros, de no entusiarmarse con un proyecto, de perder la ilusión… se trata simplemente de ser realistas, de entender que en muchas ocasiones no hay mayor enemigo para nuestra propia felicidad que nosotros mismos: la expectación desmesurada que nos autoimponemos, la que pregonamos a otros a los cuatro vientos, la que casi nunca satisfacemos creándonos una permanente sensación de fracaso, la que socava nuestra autoestima.

Read the rest of this entry »

Tu talento

Jun 24
Publicado por santi Archivado en mis textos

Que lo tienes, no lo dudes. Tan imperceptible tal vez como el aire que respiras, pero tan cierto. Esta entrada no es más que continuar la reflexión de la entrada previa (justo bajo esta). Que parece que si escribo mucho como que todo se entiende menos, o parece menos del gusto del lector. Pero si justo antes quería inculcarte tu responsabilidad con la vida y contigo mismo de participar, apostar, y “pringarte” con aquello que te rodea para encontrarte a ti mismo, encontrar sentido a lo que haces, y últimamente encontrar tu felicidad (y me quedo a gusto echándote la bronca si no lo haces y “pasas”); en esta continuación quiero inculcarte la confianza de que “tú puedes”. Estás diseñado, construido, creado, equipado para ello. Tú tienes talento. Tú tienes capacidades. No lo dudes.

Puede que no esté a la vista. Puede que lo mejor de nosotros mismos no se encuentre sin tiempo y esfuerzo. Puede que haya que pasar por momentos de fragilidad y confusión. Pero el que busca, encuentra; el que persigue, logra. Mira un bebé. No tiene ni idea de lo que se le avecina. Puede que en cuanto se quede a solas se confunda y llore. Pero todo en él está diseñado para que siga avanzando, moviéndose, creciendo. El tiempo igual aumenta su comprehension linguística como su capacidad pulmonar. El no lo sabe, nosotros sí. En lo espiritual, en lo intangible, muchas veces somos como bebes, nosotros no sabemos de nuestros talentos, tal vez otro ser sí. Pero estar, están; crecer, crecen. No lo dudes.

Aquí en Australia, desde donde te escribo, hay ciertas tribus que le dan mucha importancia al nombre de un individuo. El nombre de una persona se convierte en algo tan único que cuando el individuo muere, su nombre no puede volver a ser usado durante generaciones. Ni siquiera mencionado; como una manera de respetar la esencia de esa persona. Y es que ese nombre representa el talento único del fallecido. El nombre que esa persona escogió en vida.

Cuando un niño aborigen de estas tribus nace se le da un nombre, no recuerdo ahora exactamente quien es el encargado de ello, un miembro familiar en particular creo. Tampoco recuerdo bien cómo continua exactamente el proceso. Me parece que durante los años de la adolescencia tiene otro nombre dado por la comunidad. Finalmente, en algún momento de la madurez, el individuo escoge su propio nombre, el definitivo y auténtico. Ese nombre está cargado del significado que representa su talento. (“el que sabe donde hay agua”, “el que cura con las manos”, “el que camina sin cansarse”, etc…)

Todos tenemos talentos, todos valemos para algo. El reconocer el mejor de nuestros talentos (o simplemente uno de ellos) como nuestro propio nombre no es sólo una seña de identidad, es tambien un compromiso con nosotros mismos, un destino en el que apostamos para guiarnos y para que sirva de guía al resto de la comunidad. Tal como escoger hacer una carrera o aprender un oficio y decidir a qué nos vamos a dedicar. Sólo que tratándose de nuestro talento y nuestra vida, yo prefiero lo del nombre antes que lo del título universitario o el certificado. Reconoce la implicación y conexión con uno mismo más que la dependencia de las leyes del mercado. Quizás estas leyes es lo que te nubla la vision de tu talento. Pero en cualquier caso, no lo dudes, tu talento existe, tu nombre te está esperando, sólo tienes que buscarlo primero y escogerlo despues.

Los Doce Apóstoles

Jun 24
Publicado por santi Archivado en fotos

Los Doce Apóstoles, en Australia

los 12 apostoles

¿Y tú de qué vas?

Jun 24
Publicado por santi Archivado en General, mis textos

Decía Platón que la vida sin examinarla no valía la pena vivirla. Le creo. Sin embargo pienso en tanta celebridad que puede ser que viviesen vidas tan intensas que poco tiempo tuviesen para pararse a examinar nada. Imagino por ejemplo, la madre Teresa de Calcuta (sobre cuya muerte casi ni nos enteramos por ir a morirse, creo recordar, el mismo día que la princesa Diana); tal vez pasó su vida tan atareada ayudando a otros que empleó poco tiempo en pararse a reflexionar sobre la vida. Tal vez sí, tal vez no. No tengo ni idea del tiempo que la madre Teresa o Platón pasaron reflexionando sobre la vida o sobre sí mismos, pero apuesto a que ambos tenian cierta idea sobre su identidad y su propósito en esta vida.

A lo que voy es a apuntar que si la felicidad es una cuestión de percepción, de valoración personal (que lo es), me parece difícil que uno pueda valorar lo que hace si no sabe porqué lo hace. Igualmente va a resultar difícil que uno se valore a si mismo si no sabe quien es. (Y me refiero a un conocimento profundo y sincero de uno mismo, que para la arrogancia y la autoadulación ya se sabe que uno no necesita conocerse mucho, basta con ser idiota). Estos dos conceptos tambien conectan con aquello de saber quererse y respetarse a uno mismo para tener la capacidad de amar y respetar al prójimo. Saber quienes somos y entender porqué hacemos lo que hacemos es nuestro mapa de viaje. Sin ello reaccionamos a los antojos del destino como pollo sin cabeza, vivimos el presente, de un modo que igual fuese que ocurriese ayer o mañana, sin más rumbo que el vuelo errático de una mosca. Nos quedamos en el “no sé” y “me aburro”, expresiones que debían de haber sido incluidas como pecados capitales.

¿Y por dónde se empieza? ¿Cómo comienza a conocerse uno a si mismo o el sentido de lo que hace? Igual que uno sabe si le toca el bingo, va a ganar en la quiniela o aprende las reglas de cualquier otro juego: participando, sobre la marcha, apostando… “Voy a hacer esto y voy a ver cómo me sale”. Y detrás de ello, el examen y la evaluación a la que se refería Platon. Qué es lo que conectó conmigo y qué no, que sirvió a otros y que no… Sin esa reflexíon lo bueno puede pasar desapercibido y podemos dedicarnos a repetir lo malo, nuestro siguiente paso es otra loteria que no acumula el aprendizaje del primero.

Igual que el muro de una casa se levanta sustentándose en el ladrillo previo, nuestra vida, nuestro futuro, el conocimiento de nosotros mismos y el de saber para lo que valemos, la apreciación de nuestra felicidad…, se levanta decisión tras decisión, una sobre la otra. Todo requiere que tú apuestes y te comprometas, que participes. Uno no puede quedarse a verlas venir. Al juego de la vida, o te subes ahora o te quedas fuera. ¿Cuál es tu apuesta?

Apreciación

May 29
Publicado por santi Archivado en otros videos

Apreciar la vida, lo que se tiene, lo que se consigue… Este va a ser un caso de una imagen valer más que cien palabras. Bueno, 20 minutos de imagenes. ¿Por qué traeros un mediometraje a este blog? Yo me estoy preguntando ahora mismo cómo es que no lo hice antes. Vi esta película ya hace meses. Ya entonces hacía tiempo que no habia visto una película en YouTube que me llenase tanto y desde entonces, lo mismo. Y creerme, yo en YouTube veo mucho. El que se anime a ver esto que se prepare a echar algún lagrimón, llenar los pulmones de humanidad y no perderse las muchas lecciones que este mini-peliculón tiene por ofrecer. Señoras y caballeros, con ustedes, “El Circo de la Mariposa”

Tomar decisiones

May 29
Publicado por santi Archivado en mis textos

Me parece a mi que las personas que manejan su vida de una manera más efectiva toman las decisisiones no muy trascendentes rápido y las trascendentes sin apresusarse. Mi mujer, Linda, parece ser una de estas personas. Si en mitad de su rutina de trabajo surge una tarea inesperada: una llamada por hacer, atender una visita inesperada, un favor que le pide el pesado de su marido… deja lo que está haciendo e inmediatamente hace la tarea. Diez minutos o media hora más tarde vuelve al punto donde paró y parece como que esa tarea nunca hubiese existido.

Me parece una cualidad fascinante. La de supeditar el plan que tengamos para el día por el plan que la vida nos va marcando. ¡Qué fácil es que una tarea así nos surga en cualquier momento y precisamente, por no tener mucha importancia, dejarla para más tarde! Y más tarde dejarla para un poco más tarde. Y luego seguir dejándola simplemente porque ahora ya comienza a no apetecernos hacerla. Y despues seguir sin hacerla porque ya nos molesta hacerla. Y nos molesta porque sabemos que es algo que no nos hubiese importado hacer inmediatamente pero no lo hicimos en su momento y ahora como que ya tenemos que hacerlo forzosamente… Al final, el tiempo que esa pequeña tarea permanece en nuestra mente es infinitamente mayor al que desearíamos. La conclusión parece obvia: atacar las tareas menores de inmediato, no dejar que una pequeña bola de nieve se convierta en un alud ¿Cómo era ese proverbio budista? Algo como que “no es la visión de la montaña que has de subir lo que te desgasta, te desgasta la piedra que llevas en el zapato”.

Igualmente de mi mujer he aprendido que una decisión no ha de tomarse necesariamente… hasta que ha de tomarse. Hablo ahora de decisiones más trascendentes: aceptar un trabajo, hacer un viaje, responder a una invitación… A diferencia de las decisiones “menores” que no suelen llevar “fecha de caducidad”, las “mayores” suelen tener una fecha en la que hemos de decidir o responder. En este caso solemos complicarnos la vida por lo contrario, no dejar que el tiempo y la reflexión serena vaya tomando esa decisión por nosotros sino empeñarnos en tomar la decisión ya mismo, lo antes posible (y otro día escribiré sobre el estrés). Muchas veces estas decisiones no requieren mas que un “sí” o un “no” por nuestra parte, y nadie espera esa respuesta antes de cuando es requerida. ¿Por qué machacarnos hoy con lo que no requiere contestación hasta mañana? Si además, con la vida ya se sabe, llega mañana y algo cambió que de pronto nuestra decisión ya no importa. ¡La cara que se nos queda y lo rápido que olvidamos lo que deberíamos de aprender en momentos así! Al día siguiente ya estamos muertos de preocupación por algo que no deberíamos (y en el proceso, postergando las pequeñas tareas que deberíamos estar haciendo).

Autoayuda

May 28
Publicado por santi Archivado en otros videos

Os dejo un cortometraje que me resultó interesante. Son siete minutos y la narrativa es un poco lenta para los tiempos cibernéticos que corren, pero bueno, a mi me gusta:

Todos somos maestros

May 22
Publicado por santi Archivado en mis textos

Estaban visitándome una pareja de amigos el otro día con sus dos niños pequeños. Yo jugaba con el mayor de ellos, de cuatro años de edad. Su madre nos miraba desde la distancia y le instruía constantemente: “Dale las gracias a Santi”, “¿Qué es lo que se dice ahora?”, “Ahora no es tu turno”… Parecía un poco como si estuviese entrenando a un perrito a hacer un número de circo. En un momento yo le dije al niño: “¡Cuántas instrucciones!” A lo que la madre respondió: “De alguien tienen que aprender”.

Cuánta razón tenía y que encomiable su sistemático compromiso para educar a su hijo. La vida no es más fácil que un acto cirquense y todo el entrenamiento acumulado a temprana edad garantiza el desarrollo de un caracter idoneo para confrontarla. Ya lo vienen a decir los sociologos, que somos el resultado de lo que nos rodea. No podemos hacer simplemente lo que se nos antoje, comportarnos como queramos… somos el espejo en el que se miran los más pequeños, no sólo somos los responsables de nuestras acciones, tambien lo somos de las acciones de los hombres y mujeres del mañana. Y este video soberbio, lo muestra soberanamente bien

Todos somos maestros

(El video aparece en cuanto pincheis en ese enlace y le deis a la flechita del “play” en el video. Sé mostraros en el blog los videos que cogo de YouTube pero aún no sé mostrar directamente los videos que tengo en la librería del propio blog, lo siento. Ya sabeis que cualquier consejo para mejorar este blog es siempre bienvenido)

AVISO: Entradas nuevas en este blog todos los sábados;-)